Iniciamos el segundo semestre del año escolar 2018 en medio de una situación dolorosa y difícil para nuestro país. La mayoría de nosotros/as nos reconocemos como cristianos, como seguidores de Jesús de Nazaret. Siempre, pero especialmente en momentos como este en el que nos toca vivir, es fundamental mirar a Jesús y preguntarnos cómo actuaría él. No es suficiente decir que somos cristianos, porque ser creyentes pasa por pensar como Jesús, sentir como Jesús, actuar como Jesús. La Palabra de Dios expresa con una afirmación rotunda que Jesús “pasó haciendo el bien y sanando a los oprimidos por el mal” (He 10, 38) porque “Él vino para darnos vida y vida en abundancia” (Jn 10, 10). Ser creyentes, entonces, nos urge a hacer posible la bondad, a cuidar y a defender la vida, a acercarnos a las criaturas heridas para sanarlas, a las caídas para levantarlas del polvo, a las vulneradas en sus derechos para defender su vida y su dignidad como hizo el samaritano (Lc 10, 25 – 37). Ojalá cada uno de nosotros/as podamos hacer de este colegio un espacio en el que se pueda palpar el deseo y el compromiso de pasar por la vida haciendo el bien.

Giselle Gómez, STJ

Directora General

Nuestros Valores

Verdad – Oración

Equidad – Inclusión

Compasión – Solidaridad

 Paz – Reconciliación

Amistad – Gratitud

teresianoInicio