Nuestra Filosofía

Como una comunidad que aprende, asumimos el compromiso de hacer posible el proyecto de Jesús para la humanidad, situándonos del lado de la mujer, las/os empobrecidas/os y excluidas/os; desde una educación teresiana, que tiene como centro la persona y su dignidad, y le posibilita para ser: sujeto de encuentro, ciudadana enraizada en su cultura y abierta al mundo global, agente de transformación social, comprometida con el cuidado de la vida en todas sus manifestaciones y creadora de una cultura solidaria y de paz.

Ofreciendo una propuesta pedagógica de calidad que genere procesos de aprendizaje, para responder a la realidad y formar para la vida y el compromiso social.

Fortaleciendo la vivencia de la espiritualidad teresiana para cultivar la interioridad, suscitar experiencias de encuentro y despertar el compromiso con la realidad, y la comunión eclesial.

Situando nuestra práctica educativa desde la justicia, la solidaridad, la equidad, la inclusión, para comprometernos con las/os jóvenes, la mujer, las/os más débiles, empobrecidas/os y excluidas/os de la sociedad.

Asumiendo el desafío de formar verdaderas comunidades que aprenden para el desarrollo de relaciones humanizantes que dinamicen nuestro proyecto compartido.

Cultivando relaciones que favorezcan la reciprocidad, corresponsabilidad, autonomía y participación, para acoger, respetar y valorar lo diverso, y propiciar el desarrollo de auténticos sujetos de encuentro.

Potenciando las diferentes dimensiones de la persona y educándola desde la realidad para que se comprometa en procesos de transformación social.

Desarrollando desde el hecho educativo una conciencia crítica y una identidad cultural propia que permitan colaborar en la construcción de una nueva sociedad, democrática, intercultural, incluyente y solidaria.

Formando una conciencia crítica y ecológica que nos comprometa con la ética del cuidado de la vida en todas sus manifestaciones

Michael ParralesNuestra Filosofía